En la actualidad, el ejercicio de cualquier actividad comercial implica la correlación entre personas, generando obligaciones y derechos que tienen gran repercusión en el ámbito legal; por esto es de suma importancia la delimitación de las responsabilidades y la protección de la contraprestación que se va a cobrar mediante los instrumentos legales adecuados.

¿Convenios y Contratos? ¿Es lo mismo?

Los Convenios son acuerdos de voluntades que crean, modifican, transfieren o extinguen derechos y obligaciones.

Los Contratos son Convenios que crean o transfieren derechos y obligaciones.

Importancia en el ámbito legal

Cualquier actividad comercial tiene gran impacto en las relaciones jurídicas de las personas; su importancia radica en la delimitación (de manera precisa) de las responsabilidades a las que nos comprometemos y dejar asentado las bases para percibir las contraprestaciones (precio) de nuestros productos o servicios.

Algunos ejemplos

Una persona que vende maquinaria debe asentar claramente cuál es el manejo correcto de la misma, para que posteriormente el cliente no reclame garantías por una máquina que fue indebidamente utilizada.

Bajo el mismo caso, en una venta con pagos a plazos, si el cliente deja de pagarle y el vendedor pretende la devolución de la maquinaria, ¿cómo se puede comprobar el saldo pendiente de pago?, acerca del desgaste de la maquinaria, ¿Se podrá cobrar? ¿Cuánto?

Estas y muchas situaciones pueden acontecer y afectar las relaciones comerciales, generando afectaciones en el ámbito legal del comerciante que a su vez generan una disminución de valor en su patrimonio.

Tipos de contratos

Existen muchos tipos de contratos que establecen los derechos y obligaciones de los empresarios.

Todo tipo de relaciones comerciales que pueden existir, son objeto de protección de sus contratos respectivos. Algunos de los Contratos más usuales son los siguientes:

Otros contratos comunes son el de Obra (a precio alzado o a precios unitarios), Seguro, Fianza, Comisión, Factoraje, Depósito, etc.  No obstante, existen muchos más contratos que no tienen formas previstas (atípicos) y que deben también implementarse para proteger cualquier relación comercial.

Algunas consideraciones

En la implementación de cualquier tipo de Contrato Comercial pueden surgir algunos inconvenientes, que son importantes a tomar en cuenta:

  1. Negociación

Se presenta cuando el cliente analiza nuestro “Contrato Tipo” y pretende la modificación de algunos términos del mismo.   En este caso, el comerciante deberá defender los términos de su contrato y no ceder a las presiones del cliente más allá de lo que la debida protección de sus intereses le permita.

Nota: Esta negociación se puede delimitar si este es registrado ante la Procuraduría Federal del Consumidor como “Contrato de Adhesión”, este contrato será autorizado si garantiza que sus cláusulas son justas y no presenta términos “ventajosos”.

  1. Dificultad de cierre de ventas

Al cerrar alguna venta, puede resultar complicado proponer al cliente la firma de un contrato comercial.

Esta dificultad puede aminorarse si establecemos condiciones generales de contratación desde el momento en que le hacemos llegar al cliente alguna oferta y establecer el mecanismo legal. Es así como, al momento de que se admita dicha oferta, también se acepten las condiciones de contratación y las cláusulas principales del contrato.

  1. Comercio Electrónico

Es evidente que, en las relaciones comerciales mediante internet, resulte complicado la firma física de un contrato comercial.

Sin embargo, ahora existen múltiples soluciones tecnológicas a esta problemática, cómo la firma digital o el establecimiento de condiciones generales de contratación para acceder a la compra.

Recomendaciones finales

  1. Para la generación del Contrato Comercial es necesario acudir con un experto legal, de preferencia especialista en materia corporativa.
  2. Una vez que se tiene el contrato “tipo” específico, lo ideal es que se firme en todas sus hojas, por ambas partes (personas), por duplicado conservando cada parte un original firmado.

Mi nombre es Raúl Espinosa de los Monteros, soy profesionista del Derecho Fiscal y Corporativo, amante del deporte y de mi familia. Puedes contactarme en @EsmontRaul

Subscribe