A pesar de que el 98% de los consumidores consideran que tener una página web es imprescindible, según el último informe de digitalización elaborado por GoDaddy solo el 48% de las empresas cuentan con una.

Vivimos en un mundo hiperconectado y globalizado, donde las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental en la cotidianidad, pero, sobre todo, en los procesos empresariales. Sin embargo, hay muchas empresas que todavía no están adaptadas a tal situación.

En momentos como el que estamos viviendo, ¿Cómo puede una pyme seguir con su negocio si no está digitalizada? ¿Qué va a ser de estas empresas durante la crisis del coronavirus? ¿Y si una empresa no está digitalizada y ahora se ve obligada a cerrar por las medidas impuestas por el gobierno? ¿Cómo deben enfrentarse a esta nueva situación?

La mayoría de las empresas minoristas están obligadas a cerrar durante el estado de alarma,  son las correspondientes pérdidas que eso supone.

Además, aquellos emprendedores o pequeñas y medianas empresas que hoy en día no se hayan digitalizado, se encontrarán con un negocio mermado.

“No contarán con las herramientas necesarias para mantener su empresa activa y funcionando con “normalidad”, por lo que tendrán pérdidas económicas.

Por el contrario, aquellos negocios que siguen trabajando “100% online y que siguen siendo necesarios, sin duda podrán salir airosos de la situación”.

El IGAN es un instituto que desarrolla innovadoras soluciones formativas dirigidas a emprendedores y empresarios, con el objetivo de favorecer el desarrollo de habilidades que permitan una mejor gestión, orientada al logro; encuéntranos en FacebookTwitter y LinkedIn.

Con información de:  El país.